Follow by Email

martes, 26 de marzo de 2013

Caer y levantarse


Las recaídas son una pesadilla para todos los que trabajamos en adicciones. O al menos lo son para mi. Aunque no hay más remedio que aceptar el hecho de que van a producirse recaídas en algunos pacientes, por muy bien que hayan llevado a cabo su terapia, no deja de dolerme personal y profesionalmente enterarme de forma directa o indirecta de que uno de mis pacientes ha vuelto a beber.

Ayer tuve uno de esos casos, Juan, que lleva ya varios años de seguimiento terapéutico conmigo después de haber hecho el Programa Victoria, viene a la consulta y me confiesa que ha vuelto a tener una recaída. No es la primera, y espero que sea la última.

Como ya se sabe de memoria toda la "teoría", no en vano es un hombre inteligente, preparado intelectualmente y con una profesión de mucha responsabilidad, simplemente le hice una pregunta. ¿por qué me cuentas hoy que llevas un tiempo bebiendo y no me has llamado antes?

Y me contesta: porque si te hubiera llamado, probablemente no habría bebido.

Valoro su sinceridad, muestra de las contradicciones vitales en las que viven los adictos. El sabe perfectamente cómo detener las recaídas, en cambio, en lugar de hacerlo, se deja llevar por la tentación, y a continuación lo pasa fatal física y psicológicamente, por no hablar de los problemas domésticos que se generan.

La parte positiva de todo esto es que siempre se puede volver a empezar. Cada día empezamos de cero, y hoy es el día en el que tenemos que mantenernos en sobriedad. Día a día.

Y Juan parece ahora dispuesto a hacerlo y a retomar el contacto terapéutico conmigo. Espero que así sea.


Bernardo Ruiz Victoria
Psicólogo Clínico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada